El gas natural vehicular ha representado un paso más allá en el sector de los transportes. Su eficiencia y su contribución al cuidado del medio ambiente son las dos grandes razones de la progresiva consolidación de su uso frente a los combustibles fósiles tradicionalmente usados hasta ahora.

¿Qué es el gas vehicular y para qué se usa?

Este tipo de gas natural se emplea como combustible para coches, camiones y furgonetas. Puede usarse en estado líquido o gaseoso comprimido, y se encuentra en el mercado en distintas formas. Es una alternativa cada vez más habitual a los combustibles tradicionales.

Diferentes tipos de gas vehicular

Los diferentes tipos de gas vehicular tienen características concretas que condicionan su aplicación como combustible en diferentes tipos de vehículos.

GNV: gas natural vehicular

El gas natural que se usa como combustible de vehículos, se compone principalmente de metano y ofrece numerosas ventajas:

  • Reduce la emisión de partículas y de los gases que son responsables del efecto invernadero, como por ejemplo el dióxido de carbono
  • Es más silencioso que los combustibles tradicionales, por lo que ayuda a combatir la contaminación acústica en las ciudades
  • Resulta más económico que la gasolina
  • Los vehículos que lo usan tienen la etiqueta ECO. Esto permite su circulación sin problemas, incluso en los episodios de alta contaminación

GLP: gas licuado de petróleo

El gas licuado del petróleo no es propiamente un tipo de gas natural vehicular. Se trata de un  combustible gaseoso que proviene de la destilación del petróleo, y se compone de butano y propano. 

El GLP se almacena en estado líquido a una presión aproximada de 10 bares. Resulta más barato que los combustibles tradicionales y también ofrece una reducción de nivel de ruido interesante, de un 50%

GNC: Gas natural comprimido

El GNC para autos se basa, esencialmente, en el metano y es más eficiente que los combustibles derivados del petróleo gracias a su composición química. 

Destaca por ser un combustible limpio que ofrece un ahorro del  35%  con respecto al gasoil y el 50% en comparación con la gasolina. Además, reduce la contaminación acústica porque los motores que lo usan tienen un funcionamiento más suave y silencioso.

Entre las ventajas de este gas natural para vehículos también destacan su accesibilidad, comodidad, la no merma y el control de las existencias almacenadas.

GNL: Gas natural licuado

El gas natural licuado es un tipo de gas natural para vehículos almacenado a -162 grados. De esta manera, su volumen se puede reducir hasta 600 veces, lo que facilita su almacenamiento. 

Se trata de un gas que resulta inodoro e incoloro. Además, destaca por su seguridad, ya que no es tóxico ni inflamable. También hay que destacar que su autonomía se sitúa entre los 800 y 1.500 kilómetros. Gracias a ella, su aplicación como combustible es cada vez más habitual en vehículos que recorren grandes distancias, como los camiones.

Lectura recomendada: Consejos para asegurar el almacenamiento y el transporte de gases criogénicos.

Ventajas frente a combustibles tradicionales

La lista de ventajas que ofrece el gas vehicular frente a los combustibles usados tradicionales incluye:

  • Es un combustible limpio, ya que genera solamente hasta un 10% de las emisiones al medio ambiente permitidas. De hecho, reduce el  óxido de nitrógeno, los  hidrocarburos reactivos que forman el ozono a nivel del suelo ( y que forman el smog) , el  dióxido de carbono,  monóxido de carbono e, incluso, las emisiones  de partículas cancerígenas en un 99%
  • El gas natural comprimido ayuda también a reducir los gases de efecto invernadero que se lanzan al medio ambiente.
  • El gas para vehículos es más económico que la gasolina y el diésel, lo que representa una ayuda importante para el presupuesto de los conductores habituales. Todo ello, con la ventaja de que ofrecen la misma eficiencia.
  • Este gas también tiene una potencia similar al diésel y la gasolina
  • Al tener una combustión limpia, los motores que funcionan con GNV tienen una vida útil más larga que la mayoría de vehículos a gasolina
  • El GNV gas también tiene la ventaja de que asegura el suministro, sin tener que depender del petróleo

En definitiva, el gas natural vehicular es una de las alternativas más limpias y eficientes de combustible para vehículos cara al futuro.  Su coste, comodidad de uso, eficiencia y efecto sobre el medio ambiente son las principales razones para ello. Por esta razón, es importante contar con un proveedor de confianza que nos ayude a dar el paso hacia este tipo de combustibles.     

sector criogénico

Almacenamiento

Líderes en soluciones de almacenaje criogénico

Cryoline

Alta seguridad en la distribución de gases licuados

Plantas y Estaciones

Ingeniería y equipos tecnológicos avanzados

Equipos a medida

Respondiendo a tus necesidades en criogenia

Mantenimiento

Calidad de servicio y satisfacción a largo plazo

Distribución

Suministros industriales para criogenia

Servicio de Ingeniería

Experiencia y profesionalidad en cada proyecto

Servicio Postventa

Buscando la satisfacción de nuestros clientes

Contáctanos

Política de privacidad

Thank you! We'll get back to you as soon as possible.